Literatura. Edades

El desarrollo de las habilidades de lectura debe ser una tarea constante y permanente. Como editores, la búsqueda de experiencias literarias nos exige producir obras y recursos que acompañen a los lectores en sus etapas formativas y alimenten sus intereses, convencidos de que, al descubrir un buen libro, éste los conducirá hacia nuevas interrogantes y, a su vez, hacia nuevos libros.